Back to top

Seguridad Pública

Construyendo un Chicago Más Seguro

No existe mayor responsabilidad para ningún gobierno que garantizar la seguridad de sus electores. Durante mucho tiempo, para demasiados, la ciudad de Chicago no ha podido satisfacer esta necesidad básica. Como educadora y funcionaria electa, he conocido y llorado demasiadas vidas interrumpidas por la violencia devastadora que afecta a nuestra ciudad.

Como madre y abuela, Toni se identifica profundamente con el costo y el trauma que esta violencia ha impuesto a generaciones de familias, muchas de las cuales han perdido a muchos seres queridos por la violencia. No hay dolor peor que el de un padre obligado a enterrar a un hijo/a.

Aunque ninguna de las comunidades de nuestra ciudad ha sido inmune, no es ningún secreto que la violencia se ha concentrado en aproximadamente 15 comunidades, casi exclusivamente en el lado sur y oeste; las mismas comunidades que luchan con un alto nivel de desempleo, escuelas sin recursos o cerradas, y una falta general de inversión. Y mientras que el programa CountyCare que Toni ayudó a crear como Presidenta de la Junta del Condado de Cook ha brindado atención de salud física y de comportamiento sin precedentes a nuestras comunidades, aún enfrentamos déficits debido a años de negligencia. La violencia, combinada con estos factores subyacentes, ha contribuído a un creciente éxodo de familias de estas comunidades, eliminando recursos económicos y sociales críticos y empeorando el devastador ciclo de desinversión y declive.

Incluso en los vecindarios más ricos de la ciudad, otros tipos de delitos violentos, como el robo a mano armada, el asalto y el secuestro de vehículos, han socavado la sensación de seguridad personal de muchos residentes. Si soy elegida, nada será más importante para mi administración que terminar con el miedo y restaurar la seguridad en todos los vecindarios de Chicago.

Mi enfoque en la seguridad pública mejorará la justicia racial y la equidad. Al contrario de lo que algunos argumentan, estos objetivos realmente trabajan juntos. Cuando nos encarcelamos en exceso por delitos no violentos, desestabilizamos a las comunidades, aumentando la probabilidad de criminalidad y violencia.

Por eso, como Presidenta de la Junta del Condado de Cook, Toni trabajó con las partes interesadas de la justicia penal para reformar la práctica de mantener a las personas tras las rejas esperando el juicio por delitos menores no violentos. Esas reformas redujeron la población de la cárcel del Condado por miles sin afectar negativamente la seguridad pública.  

Cuando nos encarcelamos en exceso por delitos no violentos, desestabilizamos a las comunidades, aumentando la probabilidad de criminalidad y violencia.

Toni aprovechará este trabajo como alcalde al centrarse en tres áreas

Primero, Toni asumirá la responsabilidad directa de los diversos aspectos de la justicia penal y los esfuerzos de seguridad pública de la ciudad a través de la creación de la Oficina de Justicia Criminal del Alcalde, que garantizará un enfoque holístico y colaborativo de la seguridad pública en toda la ciudad.

En segundo lugar, Toni trabajará con las partes interesadas de la comunidad y el Departamento de Policía de Chicago para restablecer la confianza y la responsabilidad entre la policía de la ciudad y la gente de Chicago. Esto significa hacer cumplir el decreto de consentimiento, implementar un sistema de supervisión civil e integrar a la comunidad en todos los aspectos de las operaciones de CPD, desde la capacitación hasta la prevención del delito.

En tercer lugar, Toni se asegurará de que el Departamento de Policía de Chicago se esfuerce por convertirse en el departamento de policía más eficaz del país, mejorando la capacidad de capacitación, supervisión, promoción, colaboración y resolución de delitos dentro del departamento y exigiendo una mejora real en el despacho de homicidios y la reducción general del delito.

Todos estos esfuerzos deben trabajar en conjunto con una inversión sólida en nuestras escuelas públicas, nuestros vecindarios y nuestro acceso a los servicios de salud mental. Nuestra agenda audaz en estos frentes será tan crítica, si no más, para la seguridad de nuestra ciudad como las reformas que hacemos a la policía. Por lo tanto, como alcalde Toni se asegurará de que nuestras inversiones en estas áreas clave coincidan con su valor para la seguridad pública de todos los habitantes de Chicago.

Oficina del Alcalde de Justicia Criminal

Como alcalde, Toni creará la Oficina del Alcalde de Justicia Criminal ("OCJ") siguiendo el modelo de una oficina de Nueva York con el mismo nombre, que ha logrado reducir el crimen, especialmente los delitos violentos, a los más bjos en la historia, mientras implementa reformas para disminuir la innecesaria encarcelamiento y disparidades raciales en el sistema de justicia penal. A diferencia de Nueva York y Los Ángeles, en la actualidad, Chicago solo cuenta con dos empleados de tiempo completo en el personal de la Alcaldía dedicados a todo el alcance de las preocupaciones de seguridad pública de la ciudad. Este enfoque ha fallado.

La OCJ supervisará varios grupos de trabajo compuestos por agentes de la ley municipales, estatales y federales, expertos en temas y líderes comunitarios centrados en soluciones multidimensionales para problemas críticos de seguridad pública; incluyendo: violencia con armas de fuego, prevención de secuestro vehicular, servicios de testigos y víctimas, violencia doméstica, justicia juvenil, estabilización / bienestar del vecindario, santuario y residentes que regresan.

La OCJ se basará en las reformas regionales de justicia penal que previenen los delitos antes de que ocurran. Los programas de seguridad pública más efectivos en todo el país han demostrado que la reforma de la justicia penal y la reforma policial no se oponen a las ideas para reducir el crimen; estos son la fundación para lograrlo. Cuantas más personas tengan relaciones positivas con la policía, más seguros estarán nuestros vecindarios. Al mismo tiempo, cuantas menos personas no violentas sean retiradas innecesariamente de las comunidades, el trabajo y la familia, más seguras estarán nuestras comunidades.

Enforzar Leyes para Reducir el Flujo de Armas

El OCJ también coordinará nuestra batalla contra el flujo de armas de fuego ilegales en Chicago. Cada año, el Departamento de Policía de Chicago incauta miles de armas ilegales. A pesar de estos esfuerzos, las leyes de armas laxas en estados fronterizos como Wisconsin, Indiana y centros de armas importantes como Mississippi y Georgia, han llevado a un flujo constante de armas de tráfico ilegal en las calles de Chicago. Aproximadamente el 60% de las armas ilegales encontradas por CPD se originaron fuera del estado.1 Como consecuencia, en muchos de los vecindarios de Chicago, es más fácil comprar un arma ilegal que comprar productos frescos. Reducir el flujo de estas armas es un componente crítico para reducir la violencia con armas de fuego en Chicago.

Desafortunadamente, todavía hay demasiados vacíos en las leyes federales y estatales sobre armas de fuego, particularmente relacionadas con los que compran armas legalmente en tiendas minoristas o vendedores privados en nombre de aquellos que no son elegibles para comprar armas legalmente.

A través del OCJ, Toni abogará para fortalecer las leyes de armas de fuego a nivel estatal y federal. Primero, le pediremos al Gobernador de Illinois que firme el Proyecto de Ley del Senado 337, que requiere que los traficantes de armas de Illinois obtengan una licencia de la Policía del Estado de Illinois y que aumenten sus responsabilidades para restringir las compras ilegales. En segundo lugar, trabajaremos con la legislatura estatal en la legislación que reduce la carga de la prueba para las compras de armas por otras personas, evitando que las armas terminen en manos de quienes tienen prohibido tener armas.

Finalmente, el OCJ convocará un grupo de trabajo de agencias locales, estatales y federales encargadas de hacer cumplir la ley para compartir mejor la información y coordinar las operaciones para interrumpir las redes de tráfico. Creemos que este nuevo nivel de coordinación con las agencias estatales y federales, incluída la oficina del Fiscal de los EE. UU, llevará a un aumento de los procesamientos de armas federales para los traficantes de armas más prolíficos que se dirigen al área de Chicago. Esto también debe incluir pedirle al Fiscal General Kwame Raoul, dado su sólido historial de violencia con armas de fuego, presentar una demanda contra el Estado de Indiana, deteniendo la fuente de la mayoría abrumadora de las armas del crimen recuperadas por la policía de Chicago. Indiana debe tomar medidas para regular mejor la venta de armas o enfrentar consecuencias económicas directas.

Interrumpiendo la Violencia en Nuestras Comunidades

Como Alcalde, Toni utilizará la recién establecida Oficina de Justicia Criminal del Alcalde para garantizar que el plan de seguridad pública de Chicago incluya liderazgo estratégico, coordinación y la implementación de un conjunto integral de estrategias e intervenciones de reducción de la violencia. La integración de los programas de intervención basados en la comunidad que han demostrado reducir la violencia debe ser parte de nuestros esfuerzos para lograr una reducción sostenible de la violencia en toda la ciudad.

Desde los enfoques prometedores utilizados por Cure Violence, hasta el Instituto de No Violencia, Heartland Alliance y Readi Chicago, tenemos ejemplos y lecciones aprendidas de las que debemos aprovechar e invertir. Se ha demostrado que la interrupción de la violencia y sus fuentes mediante la prestación de servicios de asistencia en tiempo real a quienes se encuentran en los niveles de más alto riesgo riesgo se ha comprobado que funciona no solo en Chicago sino en ciudades como Boston y Oakland.

Los programas basados en la comunidad, como estos, aprovechan el valor de las personas capacitadas en la resolución de conflictos, que pueden servir como mensajeros creíbles para involucrar a las personas involucradas en comportamientos violentos para alentarlos y empoderarlos a unirse a la economía legal. Estos esfuerzos van de la mano con un compromiso constante de uno a uno, terapia cognitiva conductual y servicios de administración de casos que incluyen empleo y servicios de apoyo.

Necesitamos una alineación estratégica y coordinada de los recursos de la comunidad combinados con la expansión y la replicación de modelos probados para detener la violencia antes de que comience en Chicago, mientras se restaura la confianza entre el CPD y las comunidades.

La integración de los programas de intervención basados en la comunidad que han demostrado reducir la violencia debe ser parte de nuestros esfuerzos para lograr una reducción sostenible de la violencia en toda la ciudad.

Reconstruyendo la Confianza entre la Policía y la Comunidad

Nada es más crítico para mantener a Chicago a salvo que restaurar la confianza entre CPD y los residentes a los que sirve.

La falta de responsabilidad y la incapacidad para desarrollar relaciones sólidas en las comunidades de Chicago son factores importantes para que CPD sea una de las fuerzas policiales grandes menos efectivas en los Estados Unidos. Chicago no controlará su problema de violencia a menos que esto cambie.

Durante décadas, el Departamento de Policía de Chicago ha participado en políticas y prácticas que han socavado su relación con los residentes de Chicago, en particular los de las comunidades Afroamericanas y Latinx. Muchas de estas violaciones han sido bien documentadas, desde la tortura sistémica del Comandante Jon Burge a los residentes negros hasta la fabricación de pruebas del Detective Reynaldo Guevara y el Sargento Ronald Watt. Otros incidents incontables, nunca han visto la luz del día.   

La reputación y la eficacia de los oficiales dedicados y respetuosos de la ley de CPD se han visto perjudicados por una cultura de silencio y mentira que ha protegido y habilitado a los malos actores y ha manchado a todo el departamento de policía. Del mismo modo, los esfuerzos en la vigilancia policial comunitaria se han visto obstaculizados por un compromiso inconsistente y duro al ritmo combinado con una falta de responsabilidad para los oficiales etiquetados habitualmente con las quejas de civiles.2  

El primer paso para mejorar las relaciones entre CPD y los residentes de Chicago es el reconocimiento del historial de abusos de CPD por parte de algunos de sus oficiales y la responsabilidad real de todos aquellos que han violado sus juramentos de proteger y servir. En este sentido, como Presidenta de la Junta del Condado de Cook, Toni usó el poder de su oficina para hacer público al reportero del médico forense para sacar a la luz el asesinato de Laquan McDonald por dieciséis disparos del oficial de policía de Chicago Jason Van Dyke, en contraste directo con la narrativa de autodefensa discutida por funcionarios de la ciudad.  

Como consecuencia de las valientes protestas de los demandantes de justicia para McDonald, ya se han implementado varias reformas importantes desde el despido del Superintendente de Policía Garry McCarthy hasta la expansión de cámaras corporales en toda la fuerza. Además, la exposición del asesinato de McDonald's estimuló la creación de un informe del Departamento de Justicia del Presidente Obama ("DOJ", por sus siglas en inglés), que confirmó y catalogó la historia de las deficiencias del Departamento de Policía de Chicago, al tiempo que formuló varias recomendaciones para mejorar el departamento.3  

El informe del Departamento de Justicia condujo a un decreto de consentimiento, negociado por la oficina de la Procuradora General de Illinois Lisa Madigan, la Ciudad de Chicago y varias organizaciones de justicia penal y racial. Como alcalde, Toni se asegurará de que el Departamento de Policía de Chicago cumpla plenamente con los mandatos del decreto de consentimiento, al tiempo que implementará reformas adicionales planteadas en el Departamento de Justicia y por otros expertos policiales y residentes de Chicago, incluída la supervisión civil.  

Supervisión Civil del Departamento de Policía de Chicago  

El Departamento de Policía de Chicago desempeña un papel importante en las vidas de los residentes de Chicago y de la ciudad en general. En muchos de los vecindarios de nuestra ciudad, particularmente aquellos que experimentan altas tasas de delitos violentos, la policía es una presencia constante. Si bien muchos residentes reciben a los oficiales en sus vecindarios para hacerlos más seguros, muchos ven a la policía con incertidumbre sobre sus intenciones y su impacto en la comunidad.  

Un factor importante en esta falta de confianza ha sido la falta de transparencia en la toma de decisiones del Departamento de Policía de Chicago. Los residentes de Chicago han tenido pocas oportunidades de impactar la política policial de Chicago o incluso sugerir reformas básicas.

Como resultado, el crimen de Chicago, especialmente el crimen violento, sigue superando con creces a las grandes ciudades comparables, mientras que su departamento de policía sigue siendo inefectivo para resolver el crimen violento y es muy propenso a la mala conducta policial grave e incluso letal. Lo peor es que los contribuyentes han pagado un alto precio por este fracaso; tanto en términos del fondo general, el 40% del cual se destina a la vigilancia policial, como en términos de los cientos de millones de dólares en acuerdos de mala conducta policial solo en la última década.

Chicago no puede seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes. Es por eso que Toni cree que es hora de pasar la supervisión del Departamento de Policía de Chicago a las personas más afectadas; Los residentes de nuestra ciudad. Como alcalde, Toni apoyará la propuesta de la Alianza de Base para la Responsabilidad de la Policía de crear la Comisión Comunitaria de Seguridad Pública y Responsabilidad para supervisar la responsabilidad en el Departamento de Policía de Chicago.

Esta Comisión de siete miembros tendría la autoridad de nombrar a la Junta de Policía de Chicago, el Administrador Principal de la Oficina Civil de Responsabilidad de la Policía ("COPA") y recomendar candidatos para el Superintendente para la aprobación del Alcalde. La Comisión también tomaría la iniciativa de establecer políticas y estrategias en colaboración con los líderes de CPD y la comunidad que representa.

Estos concilios asesores, serían elegidos democráticamente en el distrito policial de la misma manera que los concilios escolares locales. Los miembros del Concilio de Distrito tendrían la tarea de seleccionar a los comisionados más calificados y capaces que comprendan tanto las necesidades policiales como las de la comunidad, así como mantener a los residentes de la comunidad informados e involucrados en las políticas y prácticas policiales.

Además, la opinión de los expertos ya no se pondrá sobre la visión de la comunidad. Con demasiada frecuencia, esto ha conducido a estrategias policiales ineficaces e inconstitucionales como detener y registrar. La realidad es que el desempeño del Departamento de Policía de Chicago en los últimos años ha demostrado que la estrategia impulsada por expertos sin participación o colaboración de la comunidad produce un bajo desempeño.

Como alcalde, Toni será responsable de la seguridad pública de Chicago y, a través del OCJ, Toni impulsará reformas muy necesarias en varios frentes de la batalla contra el crimen. Pero en última instancia, la gente de Chicago tiene más que ganar con un departamento de policía más efectivo y más constitucional. Después de años de fracaso por parte del liderazgo designado para reformar y mejorar el DPC, el liderazgo civil merece una oportunidad.

Chicago no puede seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes.

Terminar el Código de Silencio

Incluso con un nuevo sistema de responsabilidad, no podemos construir una fuerza policial más responsable sin reconocer el código de silencio prevaleciente en CPD.

Cuando Toni sea alcalde, terminar con el código de silencio y la simple mentira que ocurre entre los oficiales de CPD será de la más alta prioridad.

. Este problema es tan importante que, como alcalde, Toni se asegurará de que el liderazgo de CPD reconozca este código de silencio y trabaje activamente para erradicarlo. La mentira de los oficiales de policía erosiona la legitimidad y la eficacia de los esfuerzos de lucha contra el crimen de CPD, permite que los malos policías violen su juramento con impunidad y, en última instancia, conduce a juicios costosos y condenas revocadas. Por ejemplo, recientemente se anularon 18 condenas basadas en la fabricación sistémica de pruebas y testimonios por el detective corrupto Reynaldo Guevara y el sargento Ronald Watts. Las mentiras de los oficiales de CPD también retrasaron la justicia para Laquan McDonald y su familia. Debe haber cero tolerancia para aquellos que mienten. Los oficiales atrapados violando la Regla 14 de CPD existente, que prohíbe la mentira, deben ser removidos de la fuerza.      

Cuando Toni sea alcalde, terminar con el código de silencio y la simple mentira que ocurre entre los oficiales de CPD será de la más alta prioridad.

Invertir más en el Programa CAPS

Como alcalde, Toni abogará por más recursos para la Estrategia de Policía Alternativa de Chicago o CAPS, que es el principal programa de policía comunitaria de CPD. La base del programa CAPS es la reunión donde se reúnen los residentes de la comunidad y los oficiales para discutir los problemas de delincuencia en el vecindario y formular estrategias para resolverlos.  

Sin embargo, dada la importancia de la vigilancia comunitaria, CAPS se beneficiaría de más personal para expandir la programación dentro de las comunidades más allá de las reuniones más importantes. Esto asegura que los oficiales estén aprovechando cada oportunidad para interactuar con los residentes de la comunidad cara a cara. El personal de CAPS podría facilitar más capacitación y programación educativa liderada por la comunidad para los oficiales que involucran a más segmentos de la comunidad, especialmente los residentes más jóvenes que probablemente no asistan a una reunión, pero es más probable que tengan interacción con los oficiales de la policía. El presupuesto de CAPS en realidad ha disminuido desde fines de la década de 1990, pero la necesidad es mayor ahora más que nunca. Como alcalde, Toni se asegurará de que se cumpla la necesidad.

Terminar la Base de Datos de Pandillas 

Como alcalde, Toni apoyaría poner fin al uso generalizado de la base de datos de pandillas, inexacta y racialmente discriminatoria, que permite a la discreción ilimitada de CPD criminalizar a más de 128,000 personas en su mayoría de raza negra y latina. Si bien la recopilación precisa de datos sobre el crimen es importante, la base de datos de pandillas actualmente no tiene pautas ni requisitos de aprobación consistentes para agregar a alguien, así como tampoco procesos de notificación o apelación para personas agregadas erróneamente. No solo se puede utilizar para hostigar y detener injustamente a personas, sino que CPD proporciona esta información a menudo incorrecta a terceros, incluídos los Estados Unidos de Inmigración y Aduanas (ICE). Como resultado, las designaciones de pandillas falsas pueden afectar la capacidad de un individuo para obtener empleo, licencias, bonos, libertad condicional, vivienda, alivio de inmigración y más. Este enfoque hace que sea más difícil concentrarse en delincuentes reales y alienta a comunidades enteras a evitar cualquier contacto con la policía.

Como alcalde, Toni apoyaría poner fin al uso generalizado de la base de datos de pandillas, inexacta y racialmente discriminatoria, que permite a la discreción ilimitada de CPD criminalizar a más de 128,000 personas en su mayoría de raza negra y latina.

Crear una fuerza policial más efectiva

Chicago tiene la mayor cantidad de policías per cápita de cualquier ciudad estadounidense con una población de más de un millón de personas. A pesar de contar con más personal para hacer cumplir la ley que otras ciudades de tamaño similar, Chicago ha liderado a la nación en el número total de asesinatos desde 2012. Esto no es simplemente una función del tamaño de Chicago. Chicago también tiene la tasa de homicidios más alta de todas las ciudades con una población de más de un millón. En 2016 y 2017, Chicago tuvo más asesinatos y tiroteos que Nueva York y Los Ángeles combinados.4  

Dado que la mayor parte de la violencia de la ciudad se concentra en 15 comunidades, la realidad para los residentes de estas comunidades es aún peor de lo que sugieren las cifras. En estas comunidades, los asesinos matan con impunidad y cometen asesinatos a tasas que se aproximan a algunos de los países más violentos del mundo.

Como alcalde, me comprometo a adoptar un enfoque holístico que centre las inversiones críticas e intencionales en los residentes de Chicago y sus comunidades para ayudar a estabilizar a las comunidades en dificultades. Una estrategia centrada exclusivamente en la aplicación de la ley está destinada a fracasar. Sin embargo, eso no cambia el hecho de que Chicago debe obtener mejores rendimientos en seguridad pública de su inversión en la vigilancia policial.

Restaurar la confianza entre la comunidad y la policía a través de la rendición de cuentas y las reformas de capacitación contribuirá en gran medida a mejorar la eficacia del Departamento de Policía de Chicago. Sin embargo, se necesitan reformas adicionales para garantizar que CPD tenga a las personas adecuadas involucradas en las actividades correctas para prevenir el crimen y responsabilizar a los delincuentes. Antes de invertir más recursos, debemos garantizar que todos los procedimientos y procesos internos se basen en las mejores prácticas para reducir el crimen. En un período en el que muchas de nuestras ciudades pares están experimentando disminuciones récord en el crimen y la violencia, existen prácticas óptimas que se deben seguir. Como alcalde, Toni se asegurará de que lo sean.

Como alcalde, me comprometo a adoptar un enfoque holístico que centre las inversiones críticas e intencionales en los residentes de Chicago y sus comunidades para ayudar a estabilizar a las comunidades en dificultades.

Capacitación Culturalmente Competente Basada en la Comunidad

Uno de los hallazgos más evidentes en el informe del Departamento de Justicia fue cómo los oficiales de CPD están pobremente capacitados y no tienen suficiente personal, intentando hacer el trabajo con políticas obsoletas y, a veces, contradictorias, específicamente en torno a la fuerza. De hecho, el DOJ descubrió que, cuando se los entrevistaba, solo uno de cada seis graduados recientes de la academia podía describir con precisión la política actual de uso de la fuerza de CPD.5  

Como alcalde, Toni se asegurará de que, conform con el decreto de consentimiento, CPD lleve a cabo una actualización completa de los materiales de capacitación, los métodos y la supervisión de la capacitación de campo. Toni también apoyará los aumentos en el número de horas obligatorias de capacitación en servicio. Además, Toni solicitará CPD para garantizar que cada nivel de capacitación incluya la interacción con las comunidades a las que sirve un oficial.

La capacitación debe facilitar la interacción con los jóvenes, líderes y organizaciones de la comunidad para que los oficiales estén equipados para el procedimiento y las habilidades adecuadas. Pero los oficiales también deben estar equipados con “competencia cultural”. Comprender la historia, la cultura, las oportunidades y los desafíos dentro de las comunidades les dará a los oficiales una mejor oportunidad de desarrollar el respeto y las relaciones que son la base de la policía comunitaria. Como alcalde, Toni trabajará con las partes interesadas dentro de la aplicación de la ley, nuestro sistema de responsabilidad y nuestras comunidades para facilitar e integrar el contenido impulsado por la comunidad en toda la capacitación de CPD.

Finalmente, como alcalde, Toni congelará la construcción de la academia de entrenamiento de policía y bomberos propuesta por $95 millones hasta que se realice una revisión adicional. No solo es una buena práctica revisar todas las inversiones importantes en infraestructura como lo hizo Toni cuando fue elegida por primera vez como Presidenta de la Junta del Condado, sino que Toni quiere asegurarse de que cuando se trata de revisar la capacitación de la policía, nuestra máxima prioridad sea el currículo y el contenido, no los edificios ni las comodidades.

Mejorando la Supervisión

El informe del Departamento de Justicia estaba claro que el CPD tiene debilidades importantes en su estructura de supervisión desde la academia previa al servicio hasta el final de la carrera de un oficial. El informe del Departamento de Justicia señala que los supervisores, especialmente los sargentos, reciben capacitación y supervisión inadecuadas. Al mismo tiempo, los propios sargentos no son responsables de administrar y responsabilizar de manera proactiva a los oficiales bajo su supervisión. El DOJ descubrió que los supervisores también estaban organizados de tal manera que no siempre supervisaban a los mismos oficiales, impidiéndoles aprender verdaderamente qué oficiales necesitaban desarrollo y capacitación y en qué áreas. El decreto de consentimiento ayudará a resolver algunos de estos problemas al exigir una proporción de un sargento por cada 10 oficiales y que cada oficial tenga un sargento consistente.

El decreto de consentimiento también ayudará a crear una nueva cultura dentro de CPD que le de prioridad a la supervisión como un medio para garantizar que los oficiales cumplan con los mandatos de la policía constitucional y efectiva.

El decreto de consentimiento ayudará a resolver algunos de estos problemas al exigir una proporción de un sargento por cada 10 oficiales y que cada oficial tenga un sargento consistente.

Promociones basadas en Rendimiento

El DOJ y el decreto de consentimiento también tienen claro que el proceso de promoción de CPD debe ser renovado. El avance del monitor del decreto de consentimiento evaluará la imparcialidad y transparencia de las promociones de CPD. El CPD también deberá mostrar evidencia de su compromiso con la contratación y la promoción más diversas. Este es un componente crítico para tener un departamento de policía que pueda relacionarse con toda la ciudad.

Pero más allá del decreto de consentimiento, se necesitan otros cambios en el proceso de promoción. Debemos garantizar que las promociones se basen en el mérito y no en las relaciones. Los supervisores promovidos en base a las relaciones son más propensos a hacer de la vista larga a los oficiales problemáticos que trabajan en estas áreas altamente delictivas y llevan a un enfoque de mano dura en nuestros vecindarios.

En lugar de ser señalados para su revisión, estos oficiales a menudo son promovidos por sus registros de actividad a pesar del daño colateral; las malas relaciones con la comunidad y el uso excesivo de la fuerza que conduce a daños graves o la muerte, en el peor de los casos. Estas acciones de los oficiales han resultado en los acuerdos multimillonarios de mala conducta de la policía financiados por los contribuyentes que privan de recursos preciosos a nuestra ciudad y comunidades mientras hacen poco para reducir el crimen.  

Como alcalde, Toni verá que los oficiales adecuados son promovidos en nuestra ciudad. Eso significa que los oficiales con un sólido historial de lucha proactiva contra el crimen, un historial de denuncias estelares y un historial de fuerte compromiso con la comunidad establecieron el tono para todo el departamento.

Restaurar la Integridad del Ritmo

La integridad del ritmo es esencial para facilitar una interacción consistente y positiva entre los oficiales de CPD y la comunidad. Los oficiales de Beat deberían trabajar el mismo ritmo, en patrulla a pie, tanto como sea posible, para construir una relación más fuerte con los miembros de la comunidad. Manteniendo un ritmo de interidad pondrá a los oficiales en posición de interrumpir el crimen antes de que ocurra en los vecindarios que ellos conocen.  

Mejorar la Capacidad de Detección y el Rendimiento

Dados los terriblemente bajos índices de despeje en Chicago, es fundamental que nos aseguremos de que la unidad de detectives de CPD funcione de manera efectiva. Como alcalde, Toni alentará al liderazgo de la CPD a considerar una amplia gama de reformas que aumentan la capacidad de los detectives para hacer su trabajo y que los ponen en una relación más cercana con los oficiales en el ritmo.

Debemos aumentar la cantidad de personal dedicado a analizar los datos físicos sin procesar, relacionados con los homicidios. Con recursos adicionales, los detectives podrían pasar más tiempo con los oficiales, desarrollando sus propias relaciones con las comunidades antes de los disparos y los eventos de homicidios. Estas relaciones permitirán que los detectives de CPD generen confianza antes de que la necesiten. Finalmente, como alcalde, Toni alentará a toda la CPD y a los detectives, especialmente, a mejorar la colaboración con los fiscales en la Oficina del Fiscal del Estado; traerlos antes para asegurar que se construyan los casos más fuertes.  

Prioridad en la Salud Mental

El decreto de consentimiento exige un aumento significativo de la capacitación en salud mental recibida por los oficiales de CPD y un mejor seguimiento del número de llamadas de respuesta relacionadas con la salud mental. El seguimiento permitirá a la CPD estimar mejor la cantidad de oficiales capacitados para la intervención en crisis que necesita para satisfacer la demanda de estas llamadas especialmente sensibles. A lo largo de los años, algunos de los casos más trágicos relacionados con el uso excesivo de la fuerza por parte de CPD han involucrado a personas que padecen enfermedades mentales. Los mandatos del decreto de consentimiento están diseñados para mejorar la capacidad de los oficiales de CPD para reducir de manera segura las situaciones que involucran a los enfermos mentales para evitar daños innecesarios.  

El DPC no debe ser el principal encargado de atender las enfermedades mentales de la ciudad, y cuando Toni sea alcalde, contará con el apoyo de los profesionales más expertos en el tratamiento de estos casos.

Dicho esto, los oficiales de CPD nunca serán profesionales de salud mental completamente capacitados, y es por eso que el alcalde Toni se asegurará de que profesionales capacitados en salud mental, en colaboración con el Departamento de Salud Pública y la Oficina de Manejo de Emergencias de la ciudad, trabajen con y en algunos casos lideren, la respuesta a los casos de crisis de salud mental.